- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Niño de 17 años culmina su Capilla Sixtina de calaveras fumando y escudos del Dépor en los baños del instituto

LLEVA TODA LA VIDA PREPARÁNDOSE PARA SU OBRA CUMBRE

Tras meses de arduo trabajo en los que se ha visto obligado a subirse a los inodoros para llegar al techo y, en ocasiones, a trabajar con la pintura cayéndole en la cara, Jacinto Madrigales, un niño porreta de 17 años, ha anunciado que ha completado ya su monumental obra mural de calaveras fumando, hojas de marihuana y escudos del Dépor.

“Creo que representa todo lo que a mí me gusta y la vida y eso”, ha explicado en torno a las motivaciones de la obra.

«Es la capilla sixtina del siglo XXI», han asegurado varios de sus compañeros al entrar en los baños y no poder apartar la mirada del techo.

“El nivel de detalle es asombroso y es increíble también cómo el artista ha explicado con todo lujo de detalles su enamoramiento, pasión y ruptura con la Yoli en la puerta de los lavabos”, ha declarado otro de los asombrados asistentes.

“Son todo pictogramas hechos a boli, pero puedes entender en seguida que la Yoli le puso los cuernos con el Juanfran”, han declarado los niños críticos.

Madrigales se ha mostrado reacio a explicar la técnica que ha seguido para llevar a cabo la obra, aunque sí ha confirmado que para dibujar el enorme pene del techo, por sus grandes dimensiones, ha empleado el mechero, usando una técnica de ‘sfumatto’. “Sí, lo he pintado todo estando yo bastante sfumatto”, ha dicho.

«El kanfort me proporciona mucho color pero no es muy resistente al tiempo y yo quiero que mi obra prevalezca durante generaciones y generaciones, por lo menos cinco cursos más”, ha declarado.

El fresco ha sido inaugurado por el conserje, que se ha visto obligado a cortar cinco cintas inaugurales de papel higiénico.