- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Observatorio de la Mujer controlará a Uma Thurman vía satélite para detectar el menor cambio en su aspecto

EL ROSTRO DE LA ACTRIZ YA ES LA PRIMERA PREOCUPACIÓN DE LOS ESPAÑOLES POR ENCIMA DEL PARO Y EL TERRORISMO

El Observatorio de la Mujer ha anunciado hoy su intención de reforzar la vigilancia de la cara de Uma Thurman tras el «susto» que la actriz dio a todo el mundo por culpa de un maquillaje desafortunado.

«Deberíamos haber previsto el desastre pero no podemos vigilar a todas las mujeres por igual por falta de recursos», se excusó la entidad cuando cientos de españoles criticaron que el Observatorio no hubiera hecho su trabajo.

«¿Para qué pagamos un Observatorio de la Mujer si salimos a la calle de cualquier manera y no nos dicen nada?», protestaban indignadas muchas españolas en foros de Internet.

Putin, muy disgustado, amenazó con bombardear a la actriz

Considerando que las mujeres con proyección pública como Uma Thurman son «prioridad esencial para romper las barreras de género», el Observatorio de la Mujer geolocalizará a la actriz y, con fotos hechas por satélite, podrá reaccionar ante cualquier incidente que altere «la imagen que todo el mundo espera que tenga Uma Thurman».

«Tenemos que estar siempre guapas porque si no el patriarcado tendrá argumentos para discriminarnos», insiste el Observatorio, que no descarta multar a Uma Thurman porque «su fealdad afecta a todas las demás mujeres que se esfuerzan cada día por ir impecables y luchar así por los ideales del feminismo».

La semana pasada, la propia Thurman tuvo que pedir el apoyo de la Administración Obama para evitar que Vladimir Putin, muy disgustado con su repentino cambio de aspecto, se decidiera a bombardearla.

Según el CIS, la cara de Uma Thurman ya es la primera preocupación de los españoles por encima del paro y el terrorismo. Este hecho, según el Observatorio de la Mujer, es una evidencia de que el feminismo está calando en la sociedad, que cada vez da más importancia a la mujer «y ya no basta ponerse cualquier trapito o cualquier base de maquillaje comprada en un Sephora y que te ha costado cuatro duros».