- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un apagón mata a la novia virtual de un informático

NOTICIA PATROCINADA POR HAPPN

Un fallo en el suministro eléctrico ha acabado con la vida de la novia que Fabio Rojas, informático de 23 años, tenía en Internet. «Fue fulminante. Estábamos planeando nuestras próximas vacaciones en Google Imágenes cuando la pantalla se apagó de repente. Ni siquiera conservo el historial de nuestras conversaciones», explica el joven, aún conmocionado.

«No nos dio tiempo a intercambiar emails ni nada y ahora ha desaparecido para siempre sin siquiera haberle visto los pechos», lamenta. «Me cago en las hidroeléctricas que pisotean la vida virtual de las personas. Me han destrozado la vida de mierda que llevaba en Internet», insiste.

El informático celebrará un funeral virtual en Forocoches, donde la pareja se conoció, abriendo el tema «Funeral de Anita84 #putadón». Todos los amigos virtuales de Fabio han confirmado su asistencia en el evento en Facebook creado a tal efecto. Esta mañana, se ha celebrado un minuto de silencio en el que Fabio ha puesto en «mute» todos los YouTubes que tenía abiertos en el navegador.

Los dos asistentes sociales que han acudido a socorrer al informático consideran que el viudo debe empezar ahora una nueva vida fuera de su habitación, de la que hace años que no sale. «Dos de cada tres informáticos no han visto nunca a una persona de carne y hueso. Fabio tiene que aprender a socializar de nuevo y debe entender que hay chicas fuera de Internet, en su barrio, con las que puede hablar sin depender de Iberdrola», explican los asistentes.

Para esta nueva vida, la Seguridad Social pondrá a disposición del chico la nueva aplicación Happn, que permite localizar a personas afines que se encuentran alrededor del usuario. «Creemos que Happn ayudará a Fabio a empezar una nueva vida conociendo a chicas como él, que le comprendan», subrayan los expertos. «No sabemos cómo va a reaccionar ante una mujer de verdad, pero debe afrontarlo», añaden.

Happn irá guiando al informático, que no ha visto nunca a una chica al natural, para que poco a poco se integre en la sociedad y pueda construir una relación sólida. «Me parece pronto. Con Anita llevaba treinta y cinco minutos de relación y esto no se olvida de la noche a la mañana. Pero es verdad que hay que pasar página porque hay muchas mujeres esperándome ahí fuera, en la red. Internet es muy grande», admite el joven.