- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se compra unas gafas de visión térmica para encontrar a su amigo invisible

QUIERE VERLO LLEGAR ANTES DE QUE LE REGALE "CUALQUIER MIERDA"

Con la intención de “localizar y destruir”, Jaime Vallisola, un oficinista de 57 años, ha adquirido unas gafas térmicas que le permitirán, según explica, descubrir dónde está su amigo invisible y neutralizarlo “antes de que vuelva a regalarme cualquier mierda”.

Su «afán de venganza”, como han informado a la prensa fuentes cercanas a la oficina, se ha ido alimentando Navidad tras Navidad, al haber recibido como regalo 7 marcos de fotos del Natura, 5 pulseritas, 37 artículos de broma y un total de 13 tazas con el mensaje “Dame un abrazo”.

Según las fuentes, Vallisola lleva 13 días acudiendo a la oficina con las gafas térmicas y escaneando su lugar de trabajo en busca de “cualquier sombra sospechosa”. Hasta ahora, como ha dicho, solo ha sido capaz de encontrar compañeros de oficina “y la cafetera, que está muy caliente”.

Se ha sabido también que mañana a las 15:00 los empleados de la oficina se repartirán los regalos del amigo invisible. «Queda poco tiempo, tengo que encontrarlo antes de que él me encuentre a mí”, ha dicho Vallisola, confiando en que sus gafas térmicas le permitirán “ver más allá de las sombras y los cubículos, vislumbrar su grotesca silueta nacida de las profundidades y cargada de regalos baratos”.

A las 11:00, Vallisola ha decidido cubrirse de informes trimestrales y esperar al amigo invisible camuflado entre dos archivadores. “Es muy listo: para encontrarlo, yo también tengo que ser invisible, yo también debo convertirme en una sombra en la noche, en una brisa que acecha, en un ninja de las baratijas”, ha declarado Jaime Vallisola, admitiendo que las gafas de visión térmica son “una mierda».

A última hora, fuentes de la oficina han informado que el regalo que este año le corresponde a Vallisola son unas gafas de visión térmica.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.