La compañía aérea Ryanair ha confirmado hoy a través de un comunicado que los pasajeros andaluces deberán facturar el duende de forma obligatoria a partir del próximo mes de enero.

Hasta ahora, el duende era considerado equipaje de mano por sus reducidas dimensiones, pero la aerolínea argumenta que los gritos de “Ole”, “Arsa” o “Tirititran tran tran” que se profieren continuamente durante los viajes “distraen a la tripulación y comprometen la seguridad de todos”.

Aunque Ryanair asegura que en la bodega del avión el duende viajará a altas temperaturas y con espacio suficiente para moverse y bailar, la Junta de Andalucía ha expresado su preocupación por esta nueva medida: “Aaaaayyyy aaaaaaaayyyyy aaaayyyyyy”, ha dicho la presidenta Susana Díaz, que tiene la firme intención de reunirse con representantes de Aena porque la situación “no está para dar palmas”.

“Aaayyy aayyyyy aaaaaayyy”, protesta la Junta de Andalucía

A partir de ahora, pues, los andaluces que quieran volar con el duende y disfrutar de un tablao en condiciones durante el trayecto tendrán que adquirir billetes de primera clase en compañías de la competencia como por ejemplo Iberia, que ofrece incluso un espacio para celebrar bodas gitanas en vuelos transoceánicos.

La noticia coincide con un endurecimiento de la normativa de seguridad en los aeropuertos de la Unión Europea, en virtud del cual el salero de los andaluces deberá transportarse en el interior de una bolsa de plástico transparente con sistema de apertura y cierre y de capacidad no superior a un litro.

“Aaaaayyyy aaaaaayyyyy aaaaayyyyy”, ha insisitido la presidenta de la Junta de Andalucía.

Esta tarde se prevén movilizaciones en varias localidades andaluzas -en las que ya han empezado a oírse quejíos- y una posible huelga de duende que las autoridades aún no han autorizado.