- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

LO MEJOR DE LA DÉCADA 2009-2019

11,5 AÑOS DE INFORMACIÓN

Una Thermomix abre un restaurante con varios robots de cocina amigos suyos

SU ESPECIALIDAD SON LAS DIETAS ALTAS EN HIERRO CON DISTINTAS VARIEDADES DE ACEITE

Harta de trabajar para otros chefs, un ejemplar madrileño de la Thermomix 21 ha decidido abrir su propio restaurante en la calle Serrano contando con un nutrido equipo de robots de cocina.

«He aprendido mucho estos diez años y se lo debo todo a mi maestra Thermomix 3300, pero sentía que me estaba quemando y que mi carrera requería una vuelta de tuerca más, un reinicio y posterior actualización», ha declarado el aparato, que cuenta con tres destornilladores de estrella Michelin.

El restaurante, que se llama «AC3952-S», ha empezado a calentar motores esta misma semana y propone platos ricos en hierro y aceites de todo tipo. «Buscamos una clientela moderna, amante de la tecnología y que esté tan cansada como nosotros de los humanos y sus tics gastronómicos», ha explicado la Thermomix.

Cuenta con tres destornilladores de estrella Michelin

«La batería de cocina tiene autonomía de 18 horas, lo que nos permite tener la cocina abierta todo el día; además, nosotros no dormimos», ha añadido.

Aunque la selección de personal ha sido estricta, muchos de los trabajadores han entrado por enchufe. «Hemos programado un equipo de siete aspiradoras Roomba que servirán los platos a las mesas y mantendrán el suelo impecable», asegura la cocinera.

«La carta aún se está renderizando, pero puedo adelantar que la oferta gastronómica supone un cambio de chip e inaugurará una nueva corriente de cocina más plástica, jugando con humos de distintas texturas y acabados en muchos colores», promete.

La inauguración del «AC3952-S» se hizo ayer por la noche a puerta cerrada. «La Thermomix es una máquina cocinando, el servicio es puntual y las raciones tienen la cantidad exacta de comida. Puede que le falte un poco de alma, pero eso es justamente lo que nosotros no necesitamos», declaraba uno de los clientes, un móvil Samsung Galaxy 3 que confiesa, eso sí, que «al final te clavan».

LO ÚLTIMO