Los bomberos han liberado esta mañana a Alfonso G., el camarero que estaba atrapado bajo la camisa del cocinero Alberto Chicote desde hacía como mínimo un año y medio.

La víctima se encuentra estable en estos momentos, aunque ha perdido mucho peso porque se alimentaba únicamente de las migas que caían de la boca de Chicote cuando éste comía.

Sin su camisa, el chef pesa unos 50 kilos

Fueron tres trabajadores del programa Top Chef quienes dieron la voz de alarma al escuchar “ruidos extraños no intestinales” que provenían del interior de la ancha camisa de colores chillones que luce el mediático cocinero.

Los bomberos han tenido que actuar de buena mañana, aprovechando que Alberto Chicote aún dormía. “Lo intentamos ayer por la tarde pero el chef se agitaba demasiado porque le hacíamos cosquillas y hasta nos soltó un par de hostias”, explica uno de los bomberos.

Bajo la prenda, de tamaño XXXXXXXL, se ha hallado también una batería de cocina completa, una consola Xbox, una familia de peruanos que ya había echado raíces y una caja de cartón de Pizza Hut de cuando la cadena aún existía en España.

“Los camareros se esconden en cualquier sitio cuando les pides la cuenta”, se ha limitado a declarar Chicote, que insiste en decir que no tenía “ni puta idea” de lo que se escondía bajo su camisa. “Voy todo el día como una moto, joder. A veces no sé dónde dejar las cosas y me las meto en la camisa. Luego no me acuerdo y allí se quedan”, ha añadido.

Las autoridades han confirmado que, sin su característica camisa, Alberto Chicote luce un físico raquítico “y tiene el mismo culo que Imanol Arias”.