Levantando con furia el ala derecha hasta alzar el vuelo rumbo a Suiza, la emblemática gaviota del Partido Popular ha abandonado la formación esta mañana abrumada, según los etólogos, por los múltiples casos de corrupción política que han salido a la luz pública estos últimos días.

“Se le ha visto el plumero”, apuntaba el socialista Pedro Sánchez, insinuando que el animal no tiene las alas limpias. “El clavel se ha puesto tan encendido que está quemando mi piel”, ha añadido refiriéndose al símbolo del PSOE.

La versión oficial de los populares sostiene que este tipo de animales aprovecha el tiempo invernal para desplazarse hacia otras latitudes. “Podemos asegurar que no tiene nidos en Suiza”, asegura la formación en su página web.

Los populares esperan que la pérdida del ave -la más relevante desde la muerte de Manuel Fraga- sea temporal y culpan a los periodistas de haberla asustado tocándole demasiado los huevos.

“Suerte tienen de que no sea un loro porque a estas alturas ya lo habría cantado todo”, sentenciaba esta mañana el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la presentación oficial de su coleta otoño/invierno.