Tras comprobar que la calidad de la carne humana ha ido empeorando poco a poco, Antonio Esprido, un caníbal de Madrid, ha alertado esta mañana mediante un comunicado de que “las personas de hoy en día ya no saben a nada” y ha aconsejado “volver a métodos tradicionales de crianza y recuperar el sabor auténtico del canibalismo”.

“Les dan mierdas para que engorden lo antes posible”, ha lamentado Esprido, asegurando que la carne humana de hoy en día, “al menos la que se encuentra por ahí en los supermercados o en la calle o en el metro”, es insípida y está adulterada.

“Es todo química hoy en día”, ha añadido.

Esprido dice tener “ciertos principios morales” que le impiden seguir consumiendo humanos que “se han pasado la vida encerrados y sin ver la luz del sol, atiborrándose de antibióticos”. “Hace años devorabas cruda a cualquier chica a la que hubieras engañado para que subiera a casa y veías que ahí había sabor y salud y alimento”, dice.

“La Logse ya hizo que le perdiera el gusto a los sesos rebozados”, concluye, solicitando “que se les permita comer mejor, que lleven una mejor vida, en libertad, para que podamos luego devorarlos en crudo tras perseguirles durante horas por calles oscuras, porque algunos ya tienen las piernas atrofiadas por la vida recluida que llevan”.