- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Astronautas pecadores de la NASA confirman que el infierno no es habitable

SU SUPERIOR LOS MANDÓ AL INFIERNO POR MALA CONDUCTA

Tras mandar al infierno a dos de sus astronautas «porque practicaban botellón de oxígeno en plena misión y hacían calvos a la Tierra», la NASA ha recibido informes de los empleados despedidos que describen con detalle el estado actual del lugar al que van a parar las almas pecadoras.

«La sensación de los tormentos del infierno es esencialmente terrible. En una noche oscura sobre la cima de una montaña alta, se percibe debajo un valle profundo y la tierra se abre de manera que, con tu mirada, puedes ver el infierno en su cavidad», explican los exempleados de la agencia espacial.

«Figúrenselo como una prisión situada en el centro de la tierra, muchas leguas abajo, toda llena de fuego, encerrada en un recinto de forma tan impenetrable que, por toda la eternidad, ni siquiera el humo puede escapar. La atmósfera se compone en su mayoría de hidrógeno (87%) y helio (13%), además de contener metano, vapor de agua, amoníaco y sulfuro de hidrógeno», añade el informe.

Los astronautas aseguran también que «el fuego quema tan poderosamente, ¡Oh alma mía!, que de acuerdo con los grandes maestros de la ascética, si una mera chispa cayera en una piedra de molino la reduciría en un momento al polvo. Si cayera en una bola de bronce, la derretiría instantáneamente como si se tratara de cera. Si cayera sobre un lago congelado, lo haría hervir al instante».

El informe se atreve incluso a asegurar que «el juicio final vendrá, el mundo será destruido, la tierra se tragará a todos los condenados y éstos serán arrojados al infierno. Entonces, con su mano todopoderosa, el supervisor de la NASA John Herbert los encerrará para siempre en tan desdichada prisión. Desde entonces, tantos años pasarán como hay hojas en los árboles y las plantas de toda la tierra, tantos miles de años como hay gotas de agua en todos los mares y ríos de la tierra, tantos años como hay átomos en el aire, como hay granos de arena en todas las costas de todos los mares».

La descripción del infierno, hecha por primera vez sobre el terreno por dos expertos formados por la NASA, termina con un inquietante ruego: «¡Oh, Herbert! Luz de nuestras tinieblas, el Elegido a dedo, azote implacable, libéranos de esta condena».

A última hora de la mañana, el supervisor de la NASA John Herbert ha pedido un poco de tiempo para valorar el informe recibido pues, según dice, «hay cosas que no cuadran como, por ejemplo, que el texto incluya la firma ‘Enviado desde mi iPhone'». Herbert ha añadido también que la vida de los astronautas «no corre ningún peligro a no ser que les coja yo por banda».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones