Preguntándose si está haciendo lo que realmente quiere para su madurez, el hombre araña se ha dirigido esta mañana al baño tras pasar toda la noche combatiendo el crimen y la imagen que le ha devuelto el espejo ha sido la de un “pobre diablo con un disfraz ridículo”.

“Estoy mayor para el ‘cosplay’, hostias”, se ha dicho a sí mismo mirándose el traje que él mismo tuvo que coser. “Mírate, viejo, ¿es esto siquiera normal?”, ha añadido.

Spiderman admite ante sus familiares que tiene una “rara condición de arácnido” y que debería haber acudido al médico en su momento para que la ciencia estudiara sus misteriosos poderes sobrenaturales. “Quizá es algo grave lo que me ocurre y ahora es demasiado tarde para curarme”, ha dicho.

A última hora, su sentido arácnido le ha alertado de un peligro a varias calles de distancia y se ha dirigido allí en taxi y no brincando entre edificios, como solía hacer hasta ahora. Una vez allí, en vez de intervenir directamente, ha llamado a la policía de forma anónima.