Después de que, a las seis de la mañana, Escocia haya comunicado a Londres el resultado del referéndum en el que se ha decidido que “al final no queremos romper”, la nación británica ha contestado que “ah, OK, como veáis”.

Tras recibir la noticia, todos los británicos se han vuelto a la cama “que mañana trabajamos y tal, si no os importa”, tal y como se ha informado a la prensa.

“Ajá. Mmm, sí. Vale. Ningún problema. Entonces al final no os vais, ¿no? Bien. Genial que tengáis las cosas claras”, ha vuelto a decir el Reino Unido esta mañana, sin apartar la vista del desayuno, cuando los escoceses han vuelto a informarles que han votado en contra de la ruptura.

“Teníamos que aclararnos las ideas a nivel interior”, ha explicado Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder independentista. “No, si es estupendo que ya no tengáis dudas y que estemos guay juntos y todo eso y que hayáis votado y todo”, ha dicho el primer ministro, David Cameron, esta mañana.

“Todo bien. Guay. Buen rollo y tal, aunque será raro. Pero guay”, ha declarado la nación británica. “Entendemos perfectamente todo este lío que habéis montado y todo ese rollo si necesitabais tenerlo claro”.

“Seguro que en seguida volvemos a estar como siempre. Guay, guay. En fin. Nos vendrá bien a todos y estaremos mejor y tal pero vaya…”, ha concluido el Reino Unido volviendo a sus quehaceres.