Pretendiendo mostrar que su comida “es un producto natural nacido de la tierra y el estiércol y los prados”, la cadena de hamburgueserías Burger King ha iniciado una campaña para informar que, a partir de ahora, con cada menú Whopper entregará al cliente la parte proporcional de las heces generadas por la ternera.

“Esas heces son tuyas y no podemos seguir negándotelas porque las has pagado tú”, ha explicado un portavoz de la empresa.

“También es cierto que tenemos mucha caca y no podemos continuar acumulándola en hangares, así que para nosotros es imprescindible empezar a repartirla; pero yo creo que esto es positivo para todos porque el cliente podrá palpar hasta qué punto nuestra carne es natural”, ha explicado.

Las heces se entregarán en un cubo de quince kilos con cada whopper “para que el cliente haga lo que quiera con ellos”. Asimismo, la cadena ha informado que servirá una garrafa con 23 litros de orín de res por pedido. Burger King no atenderá a nadie que no acuda a sus locales con 50 litros de agua y 4 kilos de pienso.

El movimiento de Burger King recuerda al anuncio que hizo Apple la semana pasada, cuando aseguró que, a partir de 2015, entregará con cada teléfono o tablet una pequeña cantidad de cenizas correspondiente a los trabajadores que se suicidan en sus fábricas cada mes. “Wow, ¿no es una manera genial de aportar valor a nuestros gadgets?”, declaró Tim Cook la semana pasada durante la última Keynote de la compañía.