- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Sofá carísimo, totalmente cubierto por una funda baratísima

MERCEDES-BENZ INFORMA A SUS CLIENTES DE QUE YA PUEDEN QUITAR "LOS PUTOS PLÁSTICOS" DE LOS ASIENTOS DEL COCHE

La Royal Swedish Academy of Arts ha anunciado hoy su intención de demandar a los propietarios de un ejemplar del sofá Luxus, diseñado por el arquitecto y diseñador Peter Karlsson en 1979, porque lo han cubierto con una funda de los chinos.

La pieza de diseño escandinavo, muy valorada por los coleccionistas, parece «una baratija de mercadillo», según su diseñador, por culpa de esta funda «con un estampado horrible de flores que habrá dibujado un niño de cuatro años».

Karlsson, premiado en tres ocasiones con el Grand Austrian State Prize, describe la situación como «un brutal atentado contra la estética y un insulto a mi trayectoria» y no entiende por qué los propietarios pagaron tanto dinero por el sofá «si luego le hacen esto».

El sofá es muy bonito pero sin la funda «se llena de mierda»

«El sofá nos costó un ojo de la cara y este señor no pensó en ponerle fundas de estas de quita y pon, así que es problema suyo. Y otra cosa te voy a decir: como es mío, puedo hacer lo que me dé la puta gana con el sofá, incluso dejar las babas estampadas en los cojines cuando hago la siesta», argumenta la dueña del mueble. «Estaríamos frescos», añade.

El diseñador sueco asegura que sufrió un ataque de ansiedad cuando comprobó que las patas del sofá habían sido cubiertas con trozos de papel de burbujas. «Le pone unas patitas de metal tan finas que, a la que mueves el maldito sofá, que pesa además como su puta madre, te deja el suelo hecho unos zorros», insiste la propietaria, que cree que «al señor ese» deberían retirarle los premios «porque no es normal que me duela tanto la espalda y la culpa la tiene el respaldo del sofá que, por cierto, aún estamos pagando».

Los dueños, afincados en Jerez, reconocen también que intentaron vender el sofá pero nadie lo quiso. «Fíjate que ni siquiera mi tía Primi, que todo lo que yo tengo lo quiere tener ella y que incluso me compró una coctelera sin saber para qué servía, vio el sofá ese sin la funda y dijo que era horrible, que prefería comprarme solo la funda y ponérsela al sofá que ya tiene», explica la propietaria, subrayando que «ese individuo lo que tiene que hacer es aprender a hacer sofales porque está claro que no es lo suyo».

Esta misma semana se ha sabido también que el fabricante de automóviles Mercedes-Benz ha contactado con Ramiro Garcés Abadejos, de Cádiz, para informarle de que ya puede quitar «los putos plásticos» de los asientos del coche.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones