Esta mañana, a las 8:48 horas, ha visto la luz el primer bebé corrupto nacido en cautividad gracias al trabajo desarrollado por los funcionarios de la cárcel de Soto del Real, donde permanece ingresado un importante colectivo de políticos corruptos que han logrado tener descendencia.

“Al principio les costaba aparearse porque no se veían guapos con los trajes de la cárcel, pero poco a poco fueron perdiendo la vergüenza”, explican desde Instituciones Penitenciarias.

“La reproducción en cautividad de los corruptos es tremendamente compleja debido a que, tras el trauma de la detención y el largo juicio al que son sometidos, llegan muy demacrados y con una gran aversión al hombre y al medio cautivo. Habiendo conocido la libertad y la impunidad, tardan décadas en acostumbrarse al cautiverio”, ha explicado un portavoz de la prisión, encargado de las sesiones de “vis a vis” en las que los hombres pueden interactuar con mujeres presas.

Según ha podido comprobar la prensa, en las instalaciones de la cárcel se han habilitado varias celdas para reproducir el entorno de los corruptos, con muebles en madera de nogal y una secretaria a la que los ejemplares machos puedan montar encima de la mesa, como acostumbran a hacer.

“Son muy frágiles: estar en la cárcel les estresa y les quita las ganas de hacer el amor. Por eso esta cría de corrupto es una gran noticia”, explica un portavoz de la prisión.

El bebé corrupto, al que los cuidadores han apodado cariñosamente “Jesús Sepúlveda García-Zarzalejos”, es hijo de un ejemplar de la Gürtel de la zona levantina y una tránsfuga relacionada con la corrupción balear.

A última hora, responsables del centro penitenciario confirmaban que el bebé ya ha creado la empresa fantasma Zarzalia S.L., una asesoría financiera para neonatos que en realidad es una empresa pantalla que usa para desviar fondos.