Bankia ha presentado esta mañana su nuevo lema publicitario: “Somos la mierda pero es lo que hay”. El eslogan marca un cambio en la estrategia de comunicación de la entidad bancaria, que renuncia finalmente a maquillar su imagen y se limita a constatar que “todos los bancos somos unos ladrones hijos de puta pero al menos nosotros lo decimos tal cual”.

“No somos una puta ONG”, recuerda la entidad

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha confesado a los periodistas que “si yo pudiera, guardaría todo mi dinero debajo de una piedra porque en el banco hacen lo que les da la gana con él, pero claro, no hay más remedio que domiciliar los recibos y tampoco estaría tranquilo acumulando mis sueldazos en un chalet en el que pueden entrar cuatro rumanos mamones y joderte la vida”.

“Si es que no hay otra”, insiste Bankia en su nuevo spot televisivo, plasmando la cruda realidad. “Cobramos comisiones porque no somos una puta ONG”, sentencia la entidad, aunque matiza que “si te hace ilusión una cubertería, te damos la puta cubertería”.

La campaña de Bankia se dedica también a hablar de sus competidores haciendo acusaciones muy duras: “Los del Santander financian el tráfico de armas igual que nosotros. Especulan con dinero que sale de las drogas como hacemos todos. Montan cenas de empresa con prostitutas de lujo y farlopa y de todo, como venimos haciendo aquí desde hace años y como hacen en todo el mundo. Somos la misma mierda. La ventaja es que, con Bankia, sabes dónde está tu dinero aunque no te guste el sitio en el que está”, explica la voz en off del nuevo anuncio.

Goirigolzarri ha informado también de que los cambios en la política de comunicación no se limitan únicamente a la palabrería. “A partir de ahora, nuestros clientes podrán entrar en la oficina virtual para consultar, en tiempo real, qué cosas indignas estamos haciendo con sus ahorros”, ha declarado.

Bankia cree que, dando los nombres de los jueces a los que tiene comprados, descenderá el número de demandas que interponen algunos clientes “que están en la parra”.

Al término de la presentación de la nueva campaña, y siguiendo la nueva política de transparencia, el responsable de la entidad ha abandonado la sala de medios “con mucha prisa porque tengo que ir a mi despacho a hacerme un buen pajote”.