Solicitando que dejen de enviarle iPads, una mujer de Alicante ha pedido ayuda a las autoridades para que los banners dejen de premiarla con tablets cada vez que navega por Internet.

“Me llegan veinte iPads al día y ya no sé qué hacer con ellos”, ha lamentado. “En casa los hemos aborrecido”, dice.

Recibe un mínimo de tres iPads diarios en su domicilio

“Al principio hacía gracia por la novedad, pero tengo una habitación llena y nadie los quiere”, se queja.

Según explica, cuando navega y le aparece un banner informándola de que ha ganado una tablet, intenta refrescar rápido el navegador para que le aparezca otra cosa. Asegura que, por rápido que lo haga, o incluso si intenta apagar el ordenador, al día siguiente un mensajero le lleva a casa todos los gadgets que ha ganado el día anterior, lo que la está obligando “a dejar de acercarme a Internet, porque al final le he cogido manía a todo el tema”.

“Se los cuelo a mi marido con los bocadillos pero ya sea cabrea”, explica. La mujer también ha intentado hacer cojines con todas las tablets de Apple que le sobran y regalárselos a las vecinas.

Esta misma semana también ha podido saberse que un grupo de médicos ha acabado al fin con la vida de esa mujer a la que odian. “No ha hecho nada por defenderse pese a que llevamos meses amenazándola mediante banners, así que es culpa suya”, ha declarado a la prensa un portavoz de la Organización Mundial de la Salud.