- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Multan a un psiquiatra que recetaba embudos para la cabeza

"FUNCIONA", DICE UNO DE SUS PACIENTES QUE ATIENDE AL NOMBRE DE NAPOLEÓN TINIEBLAS

La Asociación Española de Psiquiatría ha denunciado hoy las prácticas irregulares de un médico de la clínica psiquiátrica Tranki, en Alicante, que recetaba embudos para la cabeza a algunos de sus pacientes.

«Lo mío es la medicina tradicional y no los experimentos alternativos», dice el doctor en su defensa, insistiendo en que «el loco clásico se caracteriza por llevar un embudo en la cabeza desde siempre y será porque funciona».

«El embudo debería entrar por la Seguridad Social», lamenta un paciente

El facultativo también argumenta que «cuando les coloco el embudo, abandonan la consulta y no regresan. Y no regresan porque ya están bien».

La opinión de algunos de sus pacientes no es la misma: «Acudí a la clínica porque estoy baja de ánimo. En mi trabajo no me toman en serio y hacen bromas sobre mi aspecto físico. Cuando el doctor me puso el embudo en la cabeza, me derrumbé», declara una de las denunciantes. El doctor replica que «está mal porque se quitó el embudo enseguida».

Otros también aseguran que el médico hace preguntas poco ortodoxas en las sesiones. «Me dijo: ‘Hábleme de mi padre’. Le corregí pensando que quería que le hablara del mío. Pero me dijo que no, que me estaba pidiendo que le hablara de su padre, al que no conozco. ‘Nunca se conoce a nadie del todo’, me contestó. Y luego me puso el embudo en la cabeza», relata otro afectado.

Pese a las quejas, hay pacientes que defienden a su médico a capa y espada. «Yo no me quito el embudo ni para ducharme. Para ducharse va bien porque se te mete el chorro en el embudo y luego te baja por la cabeza en forma de cascada, como las cascadas humanas de don Zerapinto, dueño del dolor», argumenta uno de los enfermos, que atiende al nombre de Napoleón Tinieblas.

«Debería entrar por la Seguridad Social porque vale 70 euros y me lo roban los niños cuando me quedo dormido en el autobús», añade Tinieblas. «Me huelen los pies pero es otro tema esto», confiesa.

El acusado insiste en que el tema está «en manos de mi abogado maníaco depresivo» y no ha querido ofrecer más declaraciones «porque tengo dos trepanaciones en media hora y ni siquiera he tenido tiempo de hablar con mi padre».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones