- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los jugadores de la Selección vuelven a España y pasan su primera noche durmiendo en el sofá

NADIE LES DIRIGE LA PALABRA

Nadie recibió ayer a los jugadores de la Selección española a su llegada a Madrid tras ser eliminados en la Copa del Mundo de Brasil.

Los taxistas del aeropuerto encontraron todo tipo de excusas para no admitir a futbolistas otrora aclamados y vitoreados como Iker Casillas, Sergio Ramos o Fernando Torres. «En mi coche no, que me lo pondréis todo perdido. El asiento, la tapicería, el Mundial, todo», les espetó uno de los conductores.

Todos ellos tuvieron que volver a sus casas en autobús, soportando comentarios desagradables de otros pasajeros, que insistían en que «aquí dejan subir a cualquiera».

Ramos ha tenido que vestirse solo «porque no había nadie»

Los cuatro jugadores que tenían que coger otro avión para Barcelona -Alba, Busquets, Xavi e Iniesta- debieron esperar más de cuatro horas porque sus maletas se perdieron misteriosamente. Aparecieron abiertas en mitad de una de las pistas del aeropuerto y tuvieron que recogerlas ellos mismos.

«La gente está enfadada y es normal», comentó Casillas a un periodista que le aclaró que no le estaba entrevistando a él. «Aparta, gilipollas, que nos fastidias el plano», le increpó.

Esta noche, ninguno de los miembros de La Roja se ha librado de dormir en el sofá. «Me he tenido que vestir yo solo esta mañana porque no había nadie», admitía Sergio Ramos.

El único apoyo que han recibido hasta el momento los jugadores de la Selección ha sido el de don Juan Carlos I, que ha llamado a algunos de ellos con su nuevo móvil de tarjeta prepago. «Conmigo también se enfadaron y se les pasó enseguida. Se les olvida todo muy rápido, así que tranquilos. Pero montad un negocio o algo, que esto del fútbol no es lo vuestro», comentó.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.