La prisión madrileña de Alcalá Meco ya tiene su primer refuerzo para la temporada que viene. Se trata de Miguel Antiñón “el costras”, de 32 años, que se incorporará al centro penitenciario tras una notable temporada en la cárcel de Ocaña, donde ha destacado como el líder de varios motines y altercados.

Las negociaciones han tenido lugar desde hace varias semanas, después de que el alcaide de Alcalá Meco se interesara por el preso de origen puertoriqueño, aunque no ha sido hasta esta semana cuando “el costras” ha provocado un altercado con los funcionarios para forzar su traspaso a una cárcel de mayor envergadura.

“Ocaña se le estaba quedando pequeña. Una superestrella del sistema penitenciario como él tenía que estar con los líderes”, ha declarado el alcaide de Alcalá Meco, muy satisfecho con el fichaje.

“Va a ser una temporada de títulos pero sobre todo larga y a la sombra”, dice el alcaide

“El costras” llegó con 12 años a España desde San Lorenzo tras pasar por la Mara Salvatrucha 13. Ingresó finalmente en los Latin Kings, donde destacó como pichichi por su “velocidad, talento y habilidad con la navaja mariposa”. Fue tildado por la revista “Mundo Delectivo” como “mejor atracador por la banda de 2011”.

A “el costras” ya le han tatuado un dorsal en la espalda con su nuevo número de preso, un dragón y una esvástica. Será presentado esta tarde tras la revisión médica.

El fichaje supondrá para Alcalá Meco unos ingresos mínimos de 2 millones de euros al año por la venta de merchandising, en lo que ha sido un nuevo movimiento de un alcaide que ha destacado por el fichaje de estrellas que permiten a la cárcel proyectar su imagen internacional.

A última hora de la mañana, se le ha podido ver entrenando en el patio de la prisión junto a sus nuevos compañeros. Posteriormente, ha rajado la cara del más grande de todos ellos con la tapa de un yogur.

“El costras” se reincorporará probablemente a las filas de los Latin Kings una vez finalice su temporada en Alcalá Meco, “aunque podría ser antes”.