Tras el éxito de la entrevista de Pablo Motos al cantaor Diego El Cigala, que está a punto de alcanzar el millón de visitas en YouTube, los responsables del programa El Hormiguero han querido seguir apostando por la transgresión y el desenfado invitando al programa a 500 gramos de cocaína.

El invitado está hecho polvo pero viene con ganas de gresca

Incautado hace dos semanas en el Puerto de Valencia, el medio kilo de cocaína viajará en un jet privado desde la Comisaría General de la Policía Judicial en Cartagena hasta los estudios del show de Antena 3, donde conversará eufóricamente con el presentador y sus colaboradores. Será su primera entrevista televisiva después de un breve cameo en “Españoles colocados por el mundo”.

“Nuestro invitado de hoy está hecho polvo después de tantos días de gira pero seguro que sabrá animarse en el plató porque es su especialidad”, ha declarado Pablo Motos esta mañana.

Motos prepara en estos momentos el guión de la entrevista con el equipo de guionistas. “Conocemos muy bien al invitado pero siempre hay nuevas sorpresas que podemos descubrir”, ha explicado.

Los responsables de El Hormiguero insisten en que el invitado de esta noche “ha influido más que nadie en el mundo del espectáculo” y, pese a admitir que es un personaje “polémico y muy perseguido”, argumenta que se trata al mismo tiempo de una figura “muy querida por muchos, que no sabrían qué hacer sin ella”.

Pablo Motos cree que hay que dejar que su paisano “se defienda por sí mismo” pero ha aclarado que “no vamos a entrar en debates serios porque nuestro objetivo es la diversión, el entretenimiento, los chistes locos, el baile, los saltos, los experimentos y la coca, que es lo que a la gente le gusta y lo que la gente quiere”.