Tras dos semanas absolutamente obsesionado con él, un gato se ha dado cuenta de que el juguete con el que juega podría no estar vivo.