- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Un camarero se saca los ojos para no ver a un cliente marcando el PIN de su tarjeta

"CREO QUE MIRÓ DE REOJO ANTES DE ARRANCÁRSELOS", PROTESTA EL COMENSAL

Matías Viper, camarero en un bar de Soria, se arrancó ayer los ojos con sus propias manos para no ver a uno de sus clientes marcando el número personal de su tarjeta de crédito en el datáfono.

«Intentó mirar hacia otro lado pero resulta que, tanto a la derecha como a la izquierda, estaban pagando otros comensales y también podía verles marcar el PIN», argumenta el dueño del local.

Acorralado, pues, Viper decidió «cortar por lo sano» y sacarse los ojos de las órbitas mientras pedía perdón.

Podrá hacer vida normal de ciego

En estos momentos, el camarero está ingresado en la clínica Virgen de Motown, donde los médicos pensarán cómo aprovechar el hueco que ha quedado en las cuencas de los ojos del paciente. «Podrá hacer vida normal de ciego», apunta uno de los facultativos para tranquilizar a la familia.

Jorge Carnap, el comensal que presenció la brutal autolesión, ha deseado la pronta recuperación del paciente pero ha insistido en que «antes de arrancarse los ojos creo que miró cómo marcaba el PIN. Estoy seguro, vamos».

De hecho, el cliente ha acudido al hospital para intentar hablar con el camarero «y que me reconozca al menos que se le fue un poco la mirada, que tampoco le voy a hacer nada si es que sí».

La familia del paciente se ha quejado de la insistencia de Carnap y asegura que «lo último que le interesa es el estado de salud de Matías». No se descarta que quiera «callarlo para siempre».

«Con el PIN de tu tarjeta pueden vaciarte la cuenta bancaria. Aunque se hayan sacado los ojos. Que no digo que él quiera hacerlo porque seguro que tiene buena fe, pero lo que tampoco entiendo es que no me dejen hablar con él. Si no tienes nada que ocultar, ¿por qué te atrincheras en la UCI de un hospital para no ver ni ser visto?», pregunta el cliente, muy nervioso.

Tras ser informado de que puede cambiar el PIN de su tarjeta en cualquier momento, Jorge Carnap ha replicado que «esta no es la cuestión. El problema es que ni siquiera te puedas fiar de un camarero de Soria».

«Si es que encima podría haber pagado en efectivo», sentencia.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones