- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Google crea un coche sin conductor ni pasajeros que va «donde le da la puta gana»

EL PRIMER PROTOTIPO "ANDARÁ POR AHÍ A SU BOLA, QUÉ MÁS DA"

Google fabricará sus propios coches sin conductor ni pedales ni volante ni asientos, según ha anunciado el cofundador de la empresa, Sergey Brin, durante la conferencia de Rec/Code en California.

Según las explicaciones de Brin, el automóvil no tendrá nada más que un motor, unas ruedas y un chasis y alcanzará una velocidad máxima de 25 millas por hora (40 km/h). Múltiples sensores incluidos en la máquina determinarán la posición del vehículo así como la proximidad de objetos y personas, y en función de esas señales se moverá el coche «por donde le dé la puta gana porque, como no llevará a nadie dentro, pues da un poco igual», ha aclarado el empresario.

No lleva a nadie a ningún sitio

«Por mí como si se tira al río, joder, que no es mi coche. Ni mi coche ni el de nadie. Nos da igual lo que haga. A la mierda con el puto coche este automático de los cojones que hemos creado», ha añadido Brin, que se ha ido enervando conforme presentaba «el proyecto este del coche que lo hace todo solo y que va a su puta bola».

Claramente enfadado «con un trasto que a los humanos ni nos va ni nos viene de lo autosuficiente que es», ha explicado que el primer prototipo ha salido esta mañana de las instalaciones de Google «y nadie sabe por dónde coño anda a estas alturas». Asegura que «ni siquiera lo hemos buscado». «¿Para qué? Si funciona con energía solar y no dejará de ir por ahí tocando los cojones», ha argumentado.

Estos vehículos ya podrán circular por varios estados del país, como California o Florida, que han cambiado las leyes para permitirlo. «En un futuro, las calles estarán llenas de coches de estos. Ellos irán a su bola y nosotros a la nuestra. Como putas cucarachas. En fin, que lo disfruten», ha concluido el cofundador de Google.

Al término del acto, Sergey Brin ha pedido a su asistente «mis Google Glass de ver de cerca, que sigo esperando que me inventéis las progresivas porque esto de ir cambiando es un coñazo».