- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El 90% de los hombres no está pensando en nada, según una encuesta de sus esposas

EL 100% DE LOS ENCUESTADOS PUES CLARO QUE LAS QUIEREN

Un equipo de esposas analistas lleva más de veinte años completando una encuesta periódica para comprobar el nivel de actividad cerebral de los hombres. La conclusión principal a la que se ha llegado finalmente es que «el 90% de los hombres no está pensando en nada» mientras que el resto, una minoría privilegiada, está pensando «en ti, en quién va a ser si no».

La mayoría no estaba hablando con nadie por teléfono

El dato ha sido desvelado esta mañana en el informe «Lo nuestro: estado de la cuestión» y en él se confirman también otras sospechas como, por ejemplo, que los hombres son incapaces de notar algo distinto. «Su umbral de percepción en temas que tienen que ver con el pelo es casi insignificante, en torno al 5%», certifica el estudio.

La incapacidad para escuchar, para hablar tú con el niño o tener un detallito de vez en cuando que no cuesta nada podría estar directamente relacionada con la inactividad cerebral.

«Están pero no están la mayor parte del tiempo», insiste el informe. «Por eso a veces parece que están mirando a otra pero ellos aseguran que no estaban mirando nada», añade.

«Les cuesta recordar qué han comido o quién era esa con la que hablaban, por lo que no es aventurado afirmar que su capacidad para retener datos que no tengan que ver con la Liga es también muy escasa», subrayan las esposas analistas.

La mayor parte de las veces, los hombres no hablaban con nadie cuando estaban al teléfono. Este hecho es descrito como «sumamente inquietante» en el estudio.

La parte positiva de la investigación es que el 100% de los encuestados pues claro que quieren a sus esposas, que son percibidas como «la más bonita del mundo». Ninguno de los hombres las va a dejar nunca por otra porque se declaran todos ellos incapaces de encontrar a nadie mejor.

Todos estos datos llevan al equipo de esposas investigadoras a concluir que tenemos que hablar.