- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Pau Gasol viaja de urgencia a España para ayudar a su madre a alcanzar la olla del armario de arriba

LA MUJER OBLIGA A SU HIJO A PASAR POR EL ARO

El jugador de baloncesto Pau Gasol tuvo que interrumpir ayer sus entrenamientos para trasladarse de Los Ángeles, donde reside, a la casa que tienen sus padres en las afueras de Barcelona.

El viaje de urgencia fue motivado por una llamada de su madre, Marisa Sáez, que reveló su intención de preparar un guiso que requiere utilizar una olla grande que está guardada en el armario de arriba de la cocina, ubicado a una altura inalcanzable para la mujer.

«Y a ver si pasas más por casa», pide la madre

Según aclara el entorno de la familia, Marisa y su marido «ya tienen una edad y no pueden andar subiéndose a las sillas», de modo que Pau Gasol, «siendo alto como es», tiene el cometido de coger la olla del armario y bajarla. «Si mete tantos triples digo yo que también podrá ayudar a su madre», apunta la mujer.

De paso, se pretende que el jugador, tras un vuelo de varias horas con escala en Frankfurt, se coma el guiso en cuestión en compañía de sus padres y les cuente qué tal le van las cosas, «que me tengo que enterar por las revistas porque ni tú ni tus hermanos llamáis nunca, que parece que os hayáis olvidado de que tenéis una madre», asegura Sáez.

Los hermanos Gasol coinciden en señalar que sus progenitores muestran, de un tiempo a esta parte, cierto resentimiento por el hecho de que los tres hijos hayan abandonado el hogar familiar para irse al extranjero. «Están todo el día con el Vázquez. Que yo no sé si el Vázquez tiene familia, pero ellos desde luego sí la tienen y deberían estar un poco más pendientes», se queja la madre.

«Cuando vuelvo al vestuario después de un partido, tengo seis o siete llamadas perdidas en el móvil y mensajes de mi madre preguntándome si ya he llamado a la tía Sandra, que últimamente está deprimida», confiesa Pau Gasol.

«Que si el Vázquez por aquí, que si el Vázquez por allá… No todo es trabajo. Su padre y yo nos hemos esforzado mucho para darles una educación y, ahora que las cosas les van bien con el Vázquez, creo que merecemos más cariño, o al menos una llamada de vez en cuando para preguntarte cómo estás. Yo no quiero acabar como la tata Sandra, que está sola, ¿me entiendes?», insiste la madre.

A última hora de la mañana, la madre de Pau Gasol mostraba su inquietud por un ligero retraso del vuelo Los Ángeles-Barcelona. «Siempre llega tarde. Siempre. No sé cómo puede mantener un trabajo serio con esta actitud. Su padre es igual. Vamos a comer a las tantas, ya lo estoy viendo», ha declarado la mujer.