Mario Guzmán, de 45 años, entró en una galería de arte el pasado tres de enero. Dos meses más tarde, se niega a marcharse hasta que logre entender el cuadro que está mirando.