- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Pablo Motos lleva media hora intentando reanimar a Barrancas, que no respira

SUS COMPAÑEROS MIRAN LA ESCENA CON INDIFERENCIA

El presentador Pablo Motos ha llegado esta mañana a la redacción del programa «El hormiguero» y ha encontrado a la hormiga Barrancas desplomada encima de una mesa. Pensando inicialmente que se había quedado dormida, y dispuesto a reprenderla por su falta de profesionalidad, Motos se ha acercado a su compañera descubriendo que estaba inconsciente.

«¡No respira!», ha gritado el presentador, que ha empezado a bombear el pecho de Barrancas y a darle bofetadas en las mejillas con la intención de reanimarla. «¡Ayuda, por favor!», ha exclamado ante la indiferencia de los demás trabajadores, que se niegan a llamar a una ambulancia.

La plantilla se niega a llamar a una ambulancia

«Nunca viene a trabajar por la mañana, siempre llega justo antes de que empiece el programa. Por eso no había visto a Barrancas en este estado hasta hoy», aclara uno de los guionistas, que cree que la escena es «entre patética y tierna». El joven recuerda que su jefe criticó en su día a Trancas «porque la vio pegada al cristal de un coche en un semáforo y ella no le devolvió el saludo».

Motos, convencido de que la plantilla está enfadada con Trancas y Barrancas porque él mismo les consiguió un despacho propio para que estuvieran contentas, considera que «antes que profesionales con nuestras rencillas y nuestras miserias somos personas, y me parece intolerable que se le niegue el auxilio a un compañero».

Sin tiempo para discutir, el presentador valenciano ha cogido en brazos a Barrancas y se la ha llevado al baño, donde le ha puesto la cabeza debajo del grifo. «No sé si el agua les va bien. Nadie me ayuda. Necesito que alguien venga a ayudarme, por favor», ha repetido nervioso.

«Te vas a poner bien», le ha prometido a Barrancas aguantándole la cabeza con una mano mientras con la otra marcaba el 112 en su teléfono móvil.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.