Tras cambiar el agua de los berberechos, servidos en boles desde octubre, y obligar a sus hijos a vestirse y a esperar a los invitados sentados en el sofá, tu tía Antonia ha denunciado a los medios que tu tío todavía no se ha puesto a cortar el jamón que servirá en la cena de Nochebuena de aquí a cinco días.

Según la mujer, de 53 años, “la impasibilidad de mi marido nos deja con las manos atadas porque ya no hay tiempo y al final se pone a cortarlo corriendo a última hora un día antes”.

La tía Antonia ha presentado a la prensa un informe en el que se detalla “la mayor negligencia en lo que a cortar jamón se refiere” por parte de tu tío. “La mesa está puesta pero el señor prefiere estar viendo la tele en pijama y correr en el último momento”, ha lamentado la mujer ante los periodistas mientras le pedía al primo Daniel, que lleva desde agosto batiendo salsa rosa, “un poco más de brío, que no llegamos”.

“No hemos estado el resto de la familia trabajando todo el otoño en la cantera de turrón de Alicante que hemos montado en la salita para que ahora el señor se columpie con el jamón”, ha manifestado la tía Antonia.

Con la intención de que “quede constancia por escrito de que nadie podrá culparme a mí por la mala organización del dispositivo navideño”, la tía Antonia ha anunciado su plan de enviarle un email a tu tío, con copia a todos los miembros de la familia, requiriéndole cortar jamón “ASAP”.

Al cierre de la edición, fuentes cercanas a la tía Antonia han informado de que ha habido un pequeño derrumbe en el ábside central de la miniatura de la Catedral de Burgos hecha de gambas langostineras. La mujer ha encargado a una comisión de primos que investigue los orígenes del derrumbe “aunque todo apunta a un fallo en los cimientos de canapés de foie que hizo tu tío en primavera de mala gana”.