Tras una semana de huelga del servicio de limpieza, y con la basura acumulándose por las calles, el Ayuntamiento de Madrid ha animado a los madrileños a tirar la basura en Barcelona, defendiendo que “los catalanes seguro que le sacan alguna utilidad”, tal y como ha explicado esta mañana un portavoz del consistorio en una rueda de prensa.

“Está un poco lejos pero, una vez has salido de casa con la bolsa de la basura, lo mismo te da acercarte a un contenedor que está a dos calles que coger un AVE y desplazarte 500 kilómetros”, se ha explicado a los periodistas esta mañana.

“Los barceloneses probablemente reciban la basura con algarabía, porque unos pantalones que nosotros hemos tirado porque están rotos, quizá ellos, por su carácter, puedan pensar que están como nuevos”. Según el consistorio, la medida podría ayudar a equilibrar el reparto, “muchas veces desigual”, entre autonomías.

El Ayuntamiento de Ana Botella está negociando con Renfe una tarifa reducida para los viajeros que se desplacen con más de cinco bolsas de basura a cuestas. “Luego, una vez en Barcelona, pueden ir tirándolas por la ventanilla o depositarlas en cualquier plaza, donde seguro que ya habrá varios catalanes esperándolas”, ha detallado el portavoz.