Una pequeña tienda de Tarragona anunció la semana pasada que, desde hoy mismo, empezará a vender también cigarrillos electrónicos de liar, pensados para aquellos fumadores acostumbrados a liarse sus propios cigarros y que ahora quieran dar el salto al moderno cigarrillo electrónico. 

“Hay un tipo de fumador que no quiere renunciar a la sensación inigualable de liarse su propio pitillo y que agradecerá tener que ensamblar diversos componentes cada vez que tenga ganas de fumar”, explica Loles Palau, gerente y dependienta de “Loles Electronic Smoke”.

En vez de papel de liar, el fumador debe usar el material verde de las placas madre de un ordenador, además de otros componentes que deben soldarse con estaño. “Lo que distinguirá a los fumadores de cigarrillo electrónico de liar es que llevarán colgando del cuello un pequeño soldador eléctrico que les dará un toque de distinción”, ha detallado la empresaria a los medios, enseñando el pack con pilas de botón, leds y otros componentes que tendrán que acarrear estos fumadores que opten “por la comodidad de la tecnología al servicio del tabaquismo más elegante”.

“Loles Electronic Smoke” está preparando también un prototipo de pipa electrónica que, según han planeado, pesará tan solo quince kilos. “Y de cara al futuro, queremos vender puros electrónicos que funcionen con energía nuclear, porque al fumador de puros le gusta la contundencia y emitir vapores tóxicos, pero está resultando difícil encontrar el plutonio”, ha lamentado Loles.