Incapaz de superar la tentación de recurrir a la ayuda divina, el Sumo Pontífice habría pedido la intervención de Dios en al menos ocho ocasiones para superar las pantallas más difíciles del videojuego “Candy Crush Saga”.