Teodomiro C.G. fue detenido anoche por la Policía Nacional tras ser denunciado por una mujer a la que habría agredido sexualmente. Según la denuncia, el acusado cometió los abusos en repetidas ocasiones. Para ello se escapaba de madrugada y se colaba por la ventana de la víctima. De acuerdo con la fiscalía, estas circunstancias serían propiciatorias para lograr una condena de mayor duración, ya que al delito de abusos sexuales habría de sumarse el cargo de allanamiento de morada. Además, la nocturnidad podría, en este caso, ser considerada agravante.

Ve ríos donde solo hay asfalto

La víctima, María M.H., una mujer de labios de seda y dientes del color de la luna llena, no se había atrevido a denunciar los hechos hasta el día de ayer a pesar de haber sufrido los ataques a lo largo de varios años. Según su relato, en el transcurso de las agresiones el asaltante la sometía a tocamientos y la besaba para después emplear sus besos como tinta para sus versos, lo que podría traducirse en que a la ya larga lista de cargos se añadiera un delito de robo con violencia.

Los abogados de Teodomiro C.G. basarán su defensa en la enajenación mental, ya que su defendido ha alegado ver ríos donde solo hay asfalto así como océanos donde solo había charcos. Fuentes consultadas por este periódico coinciden en señalar que estos síntomas podrían ser indicio de un trastorno esquizofrénico.

Cómplice del viento

La detención resultó posible gracias a la precisión del testimonio de María M.H., que describió a su asaltante como un individuo de orejas puntiagudas, ojos saltones y tez de color verdoso. La particularidad de estos rasgos físicos hizo sospechar a la policía que podría tratarse de un duende. Esta conclusión favoreció que las pesquisas de la investigación se centraran rápidamente en el detenido y facilitó a los cuerpos de seguridad su localización.

Teodomiro C.G. cuenta con una larga lista de antecedentes penales. Había sido encarcelado anteriormente cuando fue condenado como cómplice del viento, al que ayudó a perpetrar diversos delitos