Exclamando que “el Caballero Oscuro al fin ficha por el club blanco”, Florentino Pérez ha dado inicio esta mañana a una rueda de prensa sorpresa en la que ha anunciado que el Real Madrid ha incorporado en sus filas al actor Christian Bale para tres temporadas.

Hasta ahora, se había especulado con la posibilidad de que el Madrid fichara a Gareth Bale, jugador del Tottenham.

“¿Queríais al tal Bale? Pues aquí os lo traigo”, ha gritado el presidente del Madrid justo antes de que la estrella de Hollywood hiciera su aparición entre tímidos aplausos.

“Me dijeron que había que fichar a Bale y allí que me fui”, ha explicado Florentino a los periodistas, reconociendo que ha sido uno de los fichajes más caros de la historia del club pero que “si la afición quiere a Bale, se paga lo que sea”.

La operación, que se pensaba que se cerraría a finales del verano, se habría adelantado así unos meses, que ayudarán al actor a ponerse en forma de cara al arranque de la temporada.

Para Christian Bale, acostumbrado a encarnar personajes que le han obligado a extremas preparaciones físicas, tanto para engordar como para adelgazar, tener que someterse a durísimos entrenamientos no es una novedad. Ha confesado que se siente emocionado ante esta nueva etapa de su carrera.

“Para mí la oferta del Madrid ha sido una sorpresa, pero me planteo mi trabajo como una sucesión de retos, así que no he dudado un segundo en aceptar el papel”, ha declarado la estrella. El versátil actor ha confesado también que su fichaje por el Madrid podría ser la manera de dejar atrás su etapa como Batman, personaje al que ha dedicado ya tres películas.

Florentino Pérez, ante el silencio de la prensa, ha dicho que confía en que “la camiseta blanca del Madrid no quede demasiado mal sobre el traje negro de Batman”, por lo que no está claro que el actor pueda dejar atrás al murciélago en esta nueva etapa profesional.

“Estoy deseando ver un Madrid-Barça y comprobar qué hace con todas esas sorpresitas que lleva siempre en el cinturón”, ha admitido Florentino Pérez. Posteriormente, ha pedido al actor que hable únicamente usando la voz ronca y engolada que usa para encarnar al hombre murciélago.

“No es un jugador: es un guardián silencioso, un protector vigilante, un Caballero Oscuro”, ha proseguido el presidente del club ante el silencio de la prensa y del mismo Bale.