- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un bufé giratorio se suelta de su eje y rueda por España sin control

VA DEJANDO TONELADAS DE ENTREMESES A SU PASO

Procedente del «Restaurante Bufé Libre Giratorio El Zurracapote argentino-japonés» de Barcelona, un bufé giratorio de varios metros de diámetro recorre la superficie de España descontroladamente desde ayer al mediodía, cuando un exceso de velocidad provocó que se soltara de su eje y saliera despedido por la puerta del establecimiento, arrollándolo todo a su paso y arrojando grandes cantidades de comida.

El bufé giratorio se soltó del eje a las 13:45, enfilando posteriormente por la Avenida Diagonal de Barcelona y tomando la Carretera de Esplugues en dirección Madrid, donde ha llegado de madrugada entre los coches que circulaban por la M-30 bajo varias toneladas de carpaccio de ternera.

La Guardia Civil, absolutamente incapaz de detenerlo, no ha dejado de escoltar al bufé en ningún momento para ir despejando el tráfico, impidiendo mayores complicaciones.

«Los clientes pedían más y más comida y, desde cocina, se forzó la velocidad de la cinta que transporta la comida por todas las mesas para que los comensales puedan coger los platos directamente», explica uno de los camareros. «Se nos fue la mano cargándolo de comida».

El Paseo de Gracia quedó completamente cubierto de ensalada y verduras

Finalmente, el bufé giratorio, tal y como reportan los testigos, saltó de su eje con un chirrido y salió a toda velocidad por la puerta del restaurante. «Empezó a girar a más y más velocidad y, cuando nos quisimos dar cuenta, había salido del restaurante, dejando a su paso un rastro de destrucción y entremeses», explica otro de los camareros.

Al cierre de la edición, el bufé ha cambiado su dirección dirigiéndose a Galicia, donde podría provocar un derrame de mayonesa en las Rías Baixas, arruinando el marisco gallego de los próximos tres años.

[box]

Un militar retirado da un golpe de estado en un bufé libre de Benidorm

Pese a que, históricamente, nació como un «bufé libre», el restaurante de Benidorm «Mesón San Chencho» sufrió el pasado sábado un golpe de Estado perpetrado por un militar retirado que se encontraba en sus dependencias.

«Pegó cuatro tiros al aire y gritó ‘Al suelo todo el mundo’, mandando al resto de comensales a sus mesas para quedarse con todos los calamares y sin que nadie le molestara», explica uno de los testigos. Desde el golpe de poder del jubilado, ningún comensal ha podido acercarse aún a servirse platos y, de hecho, se ha informado que el anciano ha ordenado que le construyan un trono de espárragos y huevos duros desde donde podrá controlar todo lo que sucede en el mesón.

«Antes este bufé era libre y ahora es una autocracia, pero también te voy a decir que es culpa del pueblo: tuvimos el poder de repartirnos la comida equitativamente pero imperaba la ley de la selva donde, al final, siempre se impone el más fuerte», añade el testigo.

[/box]