- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Rajoy y Rubalcaba acuerdan varios pactos en un clima de diálogo y «bodysushi»

NO HAN PACTADO NADA SOBRE LA IGUALDAD DE LA MUJER

Ante una mujer desnuda haciendo de bandeja para 52 piezas de sushi, el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición acordaron ayer por la tarde dejar la puerta abierta para pactar la reforma de las Administraciones Públicas, que recibirá la luz verde en el Consejo de Ministros de hoy mismo.

Así lo aseguraron ambos mandatarios al término de la reunión, en la que devoraron ante la prensa, y exhibiendo una cercanía sin precedentes, doce makis de salmón, seis niguiris de toro de atún, seis niguiris de salmón de Alaska, dieciocho piezas de California maki, seis niguiris de anguila y seis futomakis de erizo de mar con huevas de salmón.

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba señalaron que el objetivo de esta reforma es conseguir una administración “más austera, más eficaz, más moderna y más igualitaria en un momento en el que debemos cerrar las ventanas a los lujos del pasado”. Para conseguirlo, declararon su voluntad de “llegar a un entendimiento, tal y como hemos hecho desde el más absoluto respeto mutuo en esta exquisita cena que hemos compartido encima de una ciudadana desnuda y sin quitarnos trozos de pescado el uno al otro”.

Ambos coincidieron también -después de que el presidente, en un gesto de cordialidad, le ofreciera a Rubalcaba su último niguiri de salmón- en que la cumbre de líderes de la UE de la semana que viene es «muy importante» para el conjunto del continente y se marcaron como objetivos fundamentales que Bruselas apruebe políticas para favorecer el empleo juvenil, facilitar la llegada del crédito a las empresas a través del Banco Europeo de Inversiones y poner en marcha la unión bancaria como «solución al desajuste de financiación».

Al término de la reunión, en la que no sobró ni una sola porción de sushi, la chica sobre la que cenaron se despidió de ambos políticos tapándose el pecho y la vagina con unos dosieres que había sobre la mesa.