Olvidando por completo durante unos minutos su capacidad sobrehumana de percepción termográfica, que le permite ver la realidad según las fuentes de calor, Predator, el temible alienígena protagonista de las películas “Predator” y “Predator 2”, se ha quemado con el café que ha adquirido en un Starbucks esta mañana. “Parezco gilipollas”, ha exclamado Predator tras acercar su “espresso caramel macchiato” a sus fauces y escaldárselas completamente al intentar sorber un poco, según han explicado varios testigos. “Si es que soy imbécil, está al rojo”, ha dicho después, tras volver a mirar el vaso con la visión térmica integrada. Posteriormente, según los testigos, ha visto que todo el mundo le estaba mirando y, avergonzado, ha activado su traje de invisibilidad para abandonar el local disimuladamente.