- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La cigüeña subcontrata a MRW la entrega de recién nacidos

SE ESPERA QUE MEJORE LA DISTRIBUCIÓN

Su edad avanzada y la complejidad creciente del tráfico aéreo han llevado a la cigüeña a buscar apoyo en su tarea de reparto de bebés. La empresa de mensajería MRW ha anunciado hoy un acuerdo suscrito con el ave para repartirse los envíos y agilizar así las entregas.

Habrá servicio de atención al cliente

«Llevamos diez años esperando la venida del segundo niño. No teníamos a quién reclamar. No había número de atención al cliente ni nada. A ver si ahora nos dan una respuesta», declara Jorge L., uno de los afectados por la precariedad del servicio de entrega de neonatos.

Jorge confiesa que llegó a viajar a París para fecundar a su mujer, creyendo que así el bebé llegaría antes. «Luego nos enteramos de que lo que vale es el registro en el padrón de habitantes, no el lugar de concepción», explica.

La cigüeña seguirá encargándose de la distribución en Europa y África, siguiendo su ruta migratoria natural, y MRW asumirá el resto del territorio, incluyendo los Estados Unidos, donde el ave tenía cada vez más problemas para gestionar la entrada de niños a través de la aduana, especialmente desde los atentados del 11-S.

MRW no descarta ofrecer servicios de entrega urgente. «Que te cases un sábado por la mañana, hagas el amor la misma noche y te llegue el bebé el domingo a primera hora junto al desayuno del hotel será algo muy normal a partir de ahora», promete un responsable de la empresa, que espera que las demoras y los extravíos se reduzcan hasta un 80%.

En los aviones, los niños viajarán en las bodegas junto a las mascotas, donde la temperatura se regula con especial cuidado, salvo si piden viajar en la cabina con el piloto para ver y tocar los botones.

Asimismo, las criaturas se envolverán en papel de burbujas y no en el saco tradicional de la cigüeña, con menor aislamiento. «El pobre bicho, por culpa de la crisis, hacía algunos repartos con bolsas de Carrefour», aseguran desde MRW.

«Claro, te llega el niño en una bolsa del súper y da bajón. El ‘packaging’ es importante, es fundamental que el bebé no parezca un chollo de segunda mano», insisten.