- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un alicantino escribe “Luz de Agosto” de William Faulkner

EN CONCRETO, LA TRADUCCIÓN DE 1952

Juan Oregón, un alicantino de 47 años, anunció el pasado viernes que daba por finalizado el proceso de escritura de su primera novela, en la que ha estado trabajando desde el pasado enero. La novela que ha escrito es «Luz de Agosto», la inmortal obra publicada en 1932 por el escritor estadounidense William Faulkner.

«Es su primera novela y escribe ‘Luz de Agosto’ de William Faulkner, ahí es nada», ha comentado a la prensa la orgullosa esposa de este auxiliar administrativo. Oregón, al que ya se señala como la gran promesa de las letras españolas, inició su actividad literaria a principios de este año y «sin mayores pretensiones».

«Para Faulkner era su séptima novela, en cambio a mi marido le ha salido a la primera», insiste la esposa.

«Mira que podía haber escrito cualquier mediocridad de Terenci Moix o de cualquier otro, pero no, va y le sale una novela del mismo Faulkner, de William Faulkner, con lo que me gusta a mí Faulkner y la auténtica devoción que sentimos en este país por Faulkner», ha reiterado la mujer sin escatimar elogios para su marido, algo ruborizado.

juanoregonEl libro, que es idéntico, palabra por palabra, a la traducción de «Luz de Agosto» que hizo Pedro Leucona para la editorial Goyanarte en 1952, y que actualmente publica Alfaguara, podría marcar la narrativa de nuestro país del mismo modo que Faulkner determinó el devenir de la literatura americana.

«La novela es excepcional, realmente excepcional, una cosa fuera de lo común», comenta Antonia Cifuentes, editora de Cátedra Editorial y una de las pocas personas que ha tenido acceso al manuscrito de Juan.

Según ella, la novela de Juan es tan buena como la de Faulkner pero con el valor añadido de que un español ha sido capaz de escribir «la gran novela americana» sin moverse de Alicante.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.