- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Se adentra en los recovecos de la mente de su vecino para intentar adivinar su contraseña del Wi-Fi

ASEGURA ESTAR MUY CERCA

Declarando sentirse “realmente cerca” de dar al fin con la contraseña de la red Wi-Fi de su vecino y de poder disfrutar de su conexión a Internet completamente gratis, un joven de 37 años de Barcelona anunció a la prensa ayer por la tarde que lleva cerca de ocho meses intentando conectar con las partes más oscuras del alma de su vecino con la única intención de hallar la secuencia correcta de letras y números que le abrirían las puertas a la «World Wide Web».

“Siento que me falta muy poquito, lo he probado todo”, declaró este auxiliar administrativo que lleva desde otoño asaltando a su vecino en el ascensor y en el rellano para conocerle “lo más profundamente que jamás ha conocido a un hombre a otro”.

«He explorado casi todos los rincones de su alma, su contraseña está ahí, en algún lugar»

Pese a que reconoce que es un trabajo duro, pues la mente de su vecino Andrés “está hecha un completo desastre y asusta comprobar lo oscura que puede ser el alma de un ser humano”, descubrir la contraseña de su red Wi-Fi es una recompensa “que bien merece el esfuerzo”.

“He probado nombres de su comida preferida, la fecha de nacimiento de su gato, futbolistas… ¿Su contraseña es el nombre de una antigua novia? Estuve trabajando durante enero en base a esa hipótesis porque descubrí que Andrés, mi vecino, aún las ama», informó este joven, que suele ir de cañas con su vecino varias veces por semana para luego pasar horas delante del ordenador introduciendo datos en la casilla de verificación de la contraseña del Wi-Fi.

“Creo que, tras ocho meses intentando conocerle tan a fondo, mi relación con mi vecino es la más honesta y real que he tenido jamás. He descubierto a una persona compleja, llena de contradicciones pero frágil y bellísima”, explica este hombre, quien ha reconocido a la prensa que, una vez tenga Internet, no cree que siga viendo a su vecino tan a menudo.

“Quizá chateemos alguna vez”, ha añadido, justo antes de disponerse a inspeccionar la bolsa de basura que su vecino acaba de dejar en el contenedor, como hace cada noche.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones