Fuentes cercanas a la salita han informado a la prensa que papá, tras ver anoche el último capítulo emitido de la serie televisiva que lleva siguiendo tres años, anunció, al térmimo de un sorprendente e inesperado giro en la trama que, de hecho, aviva el interés y mejora considerablemente la calidad de la misma, que “estos guionistas ya no saben qué inventarse”.

Por alguna razón, le resumió a mamá la trama de las cinco temporadas de la serie

“Hace dos años este tío era un hijo de puta, pero luego se volvió bueno y ahora es malo otra vez”, explicó en voz alta, expresando su sospecha de que los guionistas “hacen lo que sea con tal de mantener el interés”.

“Hace un mes, la chiquita morena de pelo largo estaba enamorada del joven y ahora vuelve a no estar enamorada y si no saben qué inventar pues que la quiten”, defendía papá, visiblemente excitado por el hecho de que una de las protagonistas de la serie volviera a sentir algo por el interés romántico de la temporada pasada. “Yo lo que digo es que se sienten, tomen un café, hablen las cosas y solucionen lo suyo y no que nos tengan aquí como gilipollas pendientes de si se dan un besito o no se dan un besito”, decía sin despegar los ojos de la pantalla.

“¿Ahora resulta que el moreno no está interesado? Venga hombre, si es que no saben qué hacer” informó papá con la convicción de un experto en narrativa audiovisual justo antes de hacerle a mamá un resumen exhaustivo, de casi media hora de duración, de las cinco temporadas de la serie incluyendo todos los giros dramáticos.