- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La Naturaleza se queda sin fondos para continuar con su proyecto evolutivo

NO SE ESPERAN NUEVAS ESPECIES HASTA DENTRO DE MILLONES DE AÑOS

La evolución de las especies, el programa de desarrollo llevado a cabo por la Naturaleza desde la creación misma de la vida hace 4400 millones de años, se encuentra ahora interrumpido debido a que la madre Naturaleza, tal y como ha informado esta mañana, carece de recursos para continuarlo por lo que, al menos por el momento, permanecerá «en standby».

Hemos evolucionado por encima de nuestras posibilidades

«Esto está a tope, se reciben muchas peticiones a diario sobre pequeñas mutaciones genéticas que puedan ayudar a que un organismo se reproduzca más y mejor y que, a la larga, pueda convertirse en una nueva especie mejor adaptada a su medio que la anterior, pero no nos lo podemos seguir permitiendo», ha confirmado la madre Naturaleza.

Según se ha informado a la prensa, se había valorado aplicar el modelo lamarquiano de evolución, que supone un «esfuerzo activo por parte del individuo y no dejar tanto las cosas al azar de la genética». Sin embargo, finalmente se ha decidido abandonar el proyecto durante «al menos durante un par o tres de millones de años». Es más: se prevé que muchas especies se extingan en ese tiempo con la idea de seguir recortando.

«Los planes para que los gatos generen un pulgar oponible, por ejemplo, tendrán que esperar un buen par de docenas de millones de años», ha confirmado la Naturaleza, visiblemente afectada por la noticia.

«Es una pena que un proyecto como la evolución, que tan buenos resultados estaba dando, quede abandonado de esta manera incomprensible», ha lamentado un portavoz de Naciones Unidas.

Asimismo, se ha sabido al cierre de la edición que el Universo también ha interrumpido las supernovas, de las que no se espera ninguna hasta dentro de varias generaciones de humanos.

El Cosmos ha comunicado que «por ahora» las grandes estrellas destinadas a fenecer pasarán automáticamente a convertirse en agujeros negros «pero sin aquellas explosiones tan atractivas, que generan muchísimo gasto en combustible nuclear».