- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Dos eurodiputados mueren practicando “balconing” durante una eurocumbre

SALTARON A LA PISCINA DESDE UN SÉPTIMO PISO

-

La práctica del «balconing» (saltar de un balcón a otro de un hotel o de un balcón a la piscina) se ha cobrado una nueva víctima en el Parlamento Europeo.

Un eurodiputado alemán de 45 años de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) ha fallecido esta madrugada tras saltar desde un séptimo piso del hotel donde se celebra una eurocumbre sobre la Ley de Costas, muriendo en el acto. Otro, un conservador británico de 57 años, ha fallecido por la misma causa horas después, según han confirmado fuentes policiales.

Los hechos han ocurrido alrededor de las cuatro de la madrugada en el hotel «Little Palace» de Lloret de Mar. El eurodiputado intentó saltar desde el tejado a la piscina del hotel, precipitándose al suelo desde un séptimo piso, muriendo en el acto y siendo aclamado por toda la eurocámara presente, que jaleó la hazaña desde otros balcones grabándola en sus móviles para publicarla en YouTube bajo el nombre «DRUNK GUY BALCONING EXTREME – 1080 HD», en lo que se ha definido como un «auténtico ejercicio de política 2.0 y transparencia democrática».

«Vienen con todo pagado por Europa y en cuanto el presidente de su grupo se va a dormir se descontrolan»

En la avenida en la que se encuentra el hotel se concentran la mayoría de los locales de ocio nocturno y el verano pasado se produjeron en ella graves incidentes cuando un grupo de socialistas noruegos se enfrentó a la policía durante dos noches, después de que varios locales se negaran a seguir sirviéndoles.

El Ayuntamiento de Lloret de Mar lleva tiempo intentando erradicar en el municipio esta práctica, que se ha cobrado varias víctimas mortales entre los políticos europeos que visitan la localidad cada vez que se celebra una nueva eurocumbre sobre la Ley de Costas (al menos dos veces al año).

«Vienen aquí con todo pagado por Europa y en cuanto el presidente de su grupo se va a la cama se ponen como locos y se descontrolan», lamentaba un vecino de Lloret hace unos meses. «Todos sabemos que a Europa envían las piezas más conflictivas y claro, allí en Bruselas se junta lo peorcito de la eurozona», confirmaba el alcalde.

«Da miedo salir a la calle, es una vergüenza», se queja un vecino

«Los vecinos no queremos que se celebren eurocumbres en nuestro pueblo. Europa es grande, así que esperamos que ya no se celebren más eurocumbres aquí. Es cierto que traen dinero pero también es un tipo de política europea que no resulta rentable al pueblo: cada mañana encuentras vomitonas en el portal de casa y eurodiputados muy bebidos durmiendo en la calle o practicando sexo en la playa y dejando luego los preservativos usados por ahí», explica una vecina que dice estar «harta» de la Unión Europea.

Los hoteleros de Lloret, Ibiza, Niza y Mónaco y otros lugares escogidos para celebrar eurocumbres dicen hacer todo lo posible para concienciar al Parlamento Europeo sobre lo peligroso de este fenómeno e informar sobre los riesgos de este tipo de prácticas.

El pasado mes de abril, un «torie» británico de 62 años se fracturó el cráneo cuando intentaba saltar de balcón a balcón en plena madrugada en unos apartamentos de la localidad. Según parece, intentaba entrar en la habitación de una socialista polaca.