Fuentes cercanas al Valhalla, el salón de los muertos en el que reposan para siempre las almas de los guerreros caídos gloriosamente en combate, han confirmado a El Mundo Today que a partir de abril Odín subcontratará la labor de recogida y envío de las almas de los héroes vikingos a la empresa de mensajería FedEx.

Esta medida afecta al futuro laboral de casi 200 valquirias, las deidades femeninas que desde el inicio de los tiempos han escogido a los guerreros más heroicos caídos en la batalla para guiarlos al Valhalla.

Odín, dios de la guerra y la muerte, ha asegurado desde el Hliðskjálf, su trono del palacio de Valaskjálf, que la subcontratación de FedEx persigue “una mayor eficiencia de cara al futuro” y que no supondrá despidos ni pérdidas de derechos laborales para las valquirias. Una opinión que se contradice con el hecho de que ya se han producido 30 despidos de estas deidades femeninas en el último mes, de modo que el movimiento podría constituir un ERE encubierto.

“Asumámoslo: el Valhalla ya no recoge tantos héroes vikingos como antes, de modo que para los envíos ocasionales de almas lo razonable es contar con un servicio de paquetería e ir acordes con el ritmo de los tiempos; la mayoría de valquirias se pasa el día bebiendo porque no hay trabajo”, explica el dios de la guerra, presidiendo el infinito banquete con el que honra a los guerreros que tienen el honor de sentarse a su lado tras su gloriosa muerte.

fedex

“Están usando hidromiel de garrafón”

Brunhilda, enlace sindical de las valkirias, se ha puesto en contacto con diversos medios para trasladar la preocupación del colectivo y ha avanzado que “lucharemos para defender nuestros derechos sindicales y ser contratadas de nuevo o despedidas en mejores condiciones”, además de lamentar el maltrato al que Odín está sometiendo a los héroes “que es de lo que va el asunto, de honrarles y mantenerles contentos hasta el día del Ragnarök, la batalla final que tendrá lugar el fin de los tiempos”.

“Las almas llegan magulladas y en cajas que no tienen agujeros para respirar”

“Nosotras los guiábamos (a los guerreros caídos), les servíamos hidromiel y curábamos sus heridas; FedEx se limita a hacer la entrega y dejarlos en la puerta. ¿Es ese el descanso eterno que queremos para nuestros guerreros?”, lamenta Brunhilda.

No solo en los envíos de almas estaría ahorrando costes el Valhalla sino que, según esta valquiria, el banquete servido en el Salón de los Muertos “no es tan copioso como solía serlo y el hidromiel que están sirviendo a los héroes para brindar usando los cráneos de sus enemigos es de garrafón”.

En protesta por todo ello, las valquirias han anunciado una marcha en sus caballos alados para este sábado, en la que portarán pancartas reivindicativas mientras suenen óperas de Wagner.