Este miércoles se ha celebrado la primera audiencia pública del Papa Francisco desde que fuera nombrado Sumo Pontífice hace dos semanas. Debido a la gran afluencia de fieles que han querido asistir a esta primera audiencia, el evento se ha celebrado en la plaza de San Pedro, donde el público ha podido oír al Papa argentino confirmar al fin que “Satán es un boludo y me chupa un huevo”.

El Pontífice ha hecho estas manifestaciones, que se desmarcan ligeramente de la doctrina clásica eclesiástica, ante las diez mil personas que han asistido a su audiencia y que han respondido con entusiasmo a sus palabras, especialmente cuando Su Santidad ha fingido un diálogo imaginario con el mismo Satán pidiéndole, sin soltar en ningún momento su termo de mate, “que se deje de joder con sus pelotudeces”.

“Mirá flaco, te voy a decir una cosa”, ha exclamado el Papa mirando desafiante al cielo y haciendo callar al público con gestos para que Satán pudiera escuchar lo que tenía que decirle. “¡Sos un pajero de mierda y un conchudo! ¡Andá a que te rompan bien el orto, atorrante!” ha continuado el Santo Padre, visiblemente animado ante los aplausos que despertaban sus palabras entre la audiencia, a la que ha aconsejado atención extrema ante “ese chamuyero hijo de remil putas”. En caso contrario, ha dicho, “nos pueden recontracagar a trompadas las fuerzas del Mal, ¿oyeron muchachos?”.

La audiencia de Bergoglio ha concluido con el reparto entre los fieles de una empanada consagrada y un pequeño sermón a cargo del grupo cómico Les Luthiers.