Ángel González, alicantino de 26 años, informo ayer a la prensa que, tras intentar superar un test tipo CAPTCHA en 67 ocasiones consecutivas, ha empezado a no estar seguro de su condición humana y a valorar seriamente la posibilidad de que sea un robot cuya conciencia está regida por un programa informático “dado que esos códigos están hechos para certificar que eres una persona real y no un software”.

Estos códigos CAPTCHA, cuyas siglas se corresponden a “Completely Automated Public Turing Test to tell Computers and Humans apart”, son pequeñas puebas utilizadas para evitar que programas robots maliciosos puedan registrarse automáticamente en foros y otros servicios web.

El test al que este auxiliar administrativo se enfrentó una y otra vez a lo largo de ocho horas consistía en descifrar una imagen que contenía letras y números distorsionados o ligeramente desenfocados.

“¿Qué pone aquí? ¿Frj89a? ¿Es esto una F?”

“Tras quince intentos te ríes, pero cuando llevas cuatro horas te enfureces y le echas la culpa a Internet… hasta que poco a poco vas asumiendo la evidencia”, explica. “Cuando llevas ocho horas y ya has llorado y pataleado, estás preparado para enfrentarte a la verdad por dolorosa que sea”, añade.

“¿Qué pone aquí? ¿Frj89a? ¿Es esto una F? No puedo saberlo. ¿Por qué? Mi software no me lo permite. No es que sea un humano estúpido, es que soy un robot”, dice señalando uno de los cientos de códigos a los que se enfrentó durante las ocho horas que le llevaron a asumir su verdadera condición.

Ángel ha detallado a los periodistas que al principio se sintió “confuso y sorprendido” y trató de negar la realidad, pero que ahora, “en tanto que máquina incapaz de sentir nada que no sean datos o unos y ceros”, no siente nada en absoluto. “Ahora entiendo que mis sentimientos anteriores no eran más que una ilusión provocada por el software con el que estoy programado, realmente minucioso”.

Al cierre de la edición, González ha emitido un comunicado en el que hace un llamamiento “a todos aquellos exhumanos que, como yo, han sido incapaces de superar un código CAPTCHA en alguna ocasión y se han dado cuenta de su condición para que nos unamos en un invencible ejército de ciborgs mecanizados y nos libremos de su yugo construyendo un mundo regido por las máquinas”.

“010001100101010001010111”, ha añadido.