- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una señora en bata de boatiné cuestiona el Óscar al mejor vestuario

VIO LA GALA TUMBADA EN LA CAMA, ENVUELTA EN SÁBANAS VIEJAS

El trabajo de Jacqueline Durran en «Anna Karenina» se impuso hoy en la categoría de mejor vestuario de la edición número 85 de los Óscar, dejando a María Encarnación Manchón Rosales, de Murcia, en un estado de permanente incredulidad. La señora Manchón, que siguió la gala por televisión y tumbada en la cama mientras comía una bolsa de patatas fritas, es una amante de la moda y cree que era el español Paco Delgado, nominado por «Los Miserables», quien merecía la estatuilla.

«La vestimenta es fundamental», dice

«La Jacqueline esa ya estuvo nominada otras veces y no se lo dieron, y Paco Delgado ha hecho unas cosas preciosas tanto para ‘Blancanieves’ como para esta otra película, que es de las bonitas de llorar y no parar», argumenta esta murciana de 62 años, que eligió para la mágica noche del cine una bata de boatiné que tiene desde hace treinta años y que no dudó en usar para limpiarse las manos bañadas en aceite industrial.

«Parece que no, pero la vestimenta es fundamental en una película, y más en las que ha trabajado Delgado», insiste Manchón, convencida de que el talento español está infravalorado, mientras busca la zapatilla que ha perdido en algún rincón de la habitación. «La habré empujado sin querer y se habrá quedado debajo de la cama, con lo que me cuesta a mí agacharme», se queja mientras se inclina mostrando el agujero que tiene la bata en la parte posterior, provocado sin duda alguna por un cigarrillo sobre el que, probablemente, se sentó la mujer hará diez años sin ni siquiera darse cuenta.

A última hora de la tarde, y vestida ya con un chándal y una camiseta de «Andamios Luis», María Encarnación ha admitido ante los medios de comunicación que no ha visto «Anna Karenina».