- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

MTV adapta «Gandía Shore» al teatro

CARTELERA

 

La generación LOGSE se sube al escenario

Definitivamente, MTV ha madurado. Apuntándose al carro de los documentales de animales, infiltró sus cámaras en la espesa jungla valenciana, metiendo el dedo en el culo de la sociedad española para luego acercarlo a la nariz del espectador más inquieto. Pero el resultado de tamaño atrevimiento, todo un hito de la antropología «trash», no podía quedarse atrapado en el marco de la pequeña pantalla. La audiencia necesitaba ir de safari. Un safari que puede disfrutarse en vivo en el Teatro Real de Madrid.

Para reproducir la vida de los especímenes de «Gandía Shore» en un entorno seguro pero fiel al ecosistema natural, fue necesario adaptar la escenografía, permitiendo que la verdad de la calle irrumpiera en el teatro. Así pues, el escenario del Teatro Real es ahora un apartamento de playa y sobre sus butacas planea un trabajado cóctel olfativo que combina el pachuli, el sudor genital de los adolescentes nacionales y la fragancia dulzona del cubata y el semen. Un complejísimo y logrado aroma que pone olor, al fin, al desfile de espontaneidad al que hasta ahora asistíamos a través de nuestros televisores de plasma.

La verdad de la calle irrumpe en el Real

En escena, se nos presenta la pura realidad que nos ha tocado vivir. Jóvenes aptos para tener descendencia y que, con toda una vida por delante, pastan, gritan y fornican a su antojo, sin más guión que el que dictan sus hormonas. No es casual que el director del montaje, el consagrado y provocador Albert Boadella, eligiera el Teatro Real para esta obra: se requería una acústica capaz de transmitir fielmente los berridos de la chavalada, y qué mejor que un entorno consagrado a la ópera para alcanzar el objetivo.

MTV nos trae lo mejor de la comedia «all improviso», recogiendo la dignísima herencia de los comediantes e improvisadores venideros de la Commedia dell’Arte, de la Comédie Française, del circo, del teatro deportivo y de otros muchos géneros teatrales occidentales. Boadella no trabaja con actores sino con piezas de la realidad, personajes que abandonan los territorios conocidos, que no componen, no buscan, sino que encuentran materiales en bruto, piedras por medio de las cuales el director construye el espectáculo.

«Nunca sabes por dónde te van a salir. Un támpax usado puede ser el detonante de una trama dramática que culmine en catarsis y hostia fina, o el subidón de un tripi puede desatar una catarata de celos, removiendo las pasiones más básicas de los adolescentes», explica el dramaturgo. «Es un espectáculo en el que, en cualquier momento, te pueden vomitar una paella valenciana en toda la cara», añade.

Con este atractivo punto de partida, «Gandía Shore en el Real» se convierte, sin duda alguna, en la propuesta más excitante de la escena teatral española.

Lo mejor: Es un prodigio de la dramaturgia choni.

Lo peor: Pensar que podrían ser tus hijos.

Valoración El Mundo Today: ★★★★