barranquillasLa heroína, la cocaína y otros estupefacientes que, desde hace décadas, se distribuyen en el poblado de Las Barranquillas de Madrid ya tienen su propia Denominación de Origen aprobada por la Unión Europea. El pasado 31 de enero se publicó en el Diario Oficial de la Unión el documento de Denominación de Origen Protegida para la droga española, certificando su establecimiento definitivo como figura “de la más alta calidad”.

Según un portavoz de Las Barranquillas, José Estévanez, “esta publicación supone un gran paso adelante en el reconocimiento de la producción de nuestra mandanga; mediante la certificación de su producción, queda amparada por la figura de calidad alimentaria de mayor nivel y su nombre protegido frente a terceros, como por ejemplo otros clanes o bandas criminales, y todo ello conforme a la normativa comunitaria”.

El sello de garantía, que a partir de ahora acompañará a cualquier papelina, bolsa del súper con droga o falsa estatuilla de la virgen, supone el reconocimiento, tanto a nivel español como internacional, de que la droga servida y preparada en Las Barranquillas es única en su especie. “Es un distintivo de calidad que llevamos más de quince años solicitando y obtenerlo compensa el trabajo que llevamos haciendo aquí desde hace generaciones y generaciones. Admito que el hecho de que llevemos tantas generaciones pidiéndolo se debe a que somos padres muy jóvenes y morimos pronto, pero ese no es el punto”, ha declarado Estévanez a la prensa.

Fue a principios de 1998 cuando, tanto el sector productor (Antonia “la pelos” y sus hijos) como el productor (“El panocha” y sus contactos colombianos), solicitaron, de forma conjunta, iniciar el proceso de reconocimiento para proteger la marca “Las Barranquillas” y la droga suministrada en este territorio. A partir de ahora, según Estévanez, se van a cuidar más el “packaging” y el etiquetado, “y queremos ampliar también nuestra red de distribución”. De hecho, ya tienen un acuerdo para “pasar material” en el párking de “El Club del Gourmet” de El Corte Inglés.

Todo el sabor de la tradición

Más allá del reconocimiento europeo, era necesario diseñar el logo identificativo de la mercancía, de lo que se ha encargado José “el zapato” Sainete, quien llegó a dirigir una agencia de publicidad. “Lógicamente, como publicista conozco muy bien el producto de Las Barranquillas y el cuidado que ponen en respetar la tradición. Para mí ha sido un honor poder diseñar el logo del sello de garantía. El caso es que Las Baranquillas, como marca, siempre ha tenido fuerza y unos valores asociados, pero no tenía cara, no había una imagen con la que la gente pudiera relacionar la marca ‘Droga Las Barranquillas’. Y ahora ya la tiene”. Además del sello, se ha iniciado una campaña publicitaria basada en el lema “Sensaciones con Denominador de origen. El sabor de la tradición”.

El caballo vendido en Las Barranquillas es una heroína que sorprende al consumidor por su variedad “afrutada, con acidez y muy aromática”. Y entre las variedades de “farina” o “mandanga” destacan, en opinión de “El panocha”, la cortada con Gelocatil, la “colombiana tradicional” y la “malvasía aromática” que es “la seña de las variedades blancas” del barrio.