La Generalitat de Catalunya ha comunicado hoy, tras una reunión con los sindicatos de la Función Pública, que su intención es volver a eliminar este año el equivalente a la parte del sueldo “que los funcionarios se gastan en vino y en otros caprichos para sí mismos”, tal y como ya sucedió en 2012.

El gobierno catalán quiere lograr, como mínimo este año, un ahorro en el capítulo de personal equivalente al del año pasado, cuando se recortaron unos 729 millones de euros con una batería de medidas que incluían esa rebaja de sueldo. La secretaria de Administración de la Generalitat, Meritxell Masó, ha segurado que la eliminación del equivalente “al gasto en vino de todo 2013” es una posibilidad que se plantean y que podría aplicarse “si fuera el caso, a partir del vino que se gastan desde principios de año hasta junio y, luego, del que se gastan hasta diciembre”.

“Es un dinero que, si no se lo recortáramos, se gastarían en vino igualmente o en caprichos estúpidos del bazar chino, que es donde se pasan las tardes que, recordemos, muchos tienen libres. Y cuando digo ‘bazar chino’ puedo decir también ‘peluquería china’. Y cuando digo ‘peluquería china’ digo ‘prostitutas’”, ha explicado Masó a los periodistas.

“Los funcionarios somos, esencialmente, bebedores sociales”

Los sindicatos, por su parte, han mostrado su malestar, en primer lugar, por las intenciones del gobierno catalán, pero también por el hecho de comunicar a la opinión pública la idea de que “los funcionarios gastamos muchísimo en vino cuando no siempre es verdad”.

“Dicen que rebajan la parte que nos gastamos en vino para que a los ciudadanos les parezca un recorte justo y poco agresivo e incluso se alegren, pero eso no es así: es una rebaja salarial en toda regla porque yo, como funcionario y ciudadano, tengo derecho a gastarme en vino todo el porcentaje de mi sueldo que me parezca oportuno”, ha explicado un portavoz de los sindicatos al salir de la reunión con el ejecutivo catalán. “Además, ese vino que dicen que bebemos no interfiere en nuestro trabajo, no todos bebemos en horario laboral, la mayoría beben antes de entrar a trabajar. Somos bebedores sociales como todo el mundo”.

Unos 150 funcionarios catalanes han cortado la Via Laietana las dos horas que ha durado la reunión del gobierno con los sindicatos, y han expresado su indignación por los recortes haciendo sonar bocinas y tirando petardos “y bebiendo vino pagado con dinero de todos los ciudadanos”, según fuentes de la Generalitat.